Erupción volcánica con expulsión de lava

¿Te imaginas cómo sería estar cerca de un volcán en erupción? Probablemente hayas visto fotografías y vídeos de este momento tan espectacular y peligroso, en el que la lava sale del cráter a temperaturas que  pueden alcanzar los 1.300 ºC. ¡Y nos quejamos nosotros cuando llegamos a 40 ºC en agosto! 

La lava es magma que alcanza la superficie después de ascender a través de la corteza terrestre. Aunque su viscosidad es 100.000 veces mayor que la del agua, la lava de un volcán puede recorrer largas distancias antes de enfriarse y solidificarse, por lo que puede resultar muy destructiva teniendo en cuenta la alta temperatura a la que se encuentra. Cuando la lava se solidifica se forman rocas ígneas.

En la actualidad existen cerca de 1.500 volcanes activos en el mundo. Cuando entran en erupción, pueden destruir ciudades enteras, forzar aterrizajes de aviones y provocar desplazamientos de población masivos. Aunque algunos de ellos permanecen dormidos durante décadas, otros despiertan con bastante frecuencia. Entre los volcanes más activos del mundo se encuentran el volcán Etna (Sicilia, Italia), Pitón de la Fournaise (Isla Reunión, Francia) y Kilauea (Hawái, Estados Unidos).

La erupción volcánica más devastadora de la historia, desde que se tienen registros de datos, fue provocada en el año 1.815 por el Monte Tambora y causó la muerte de más de 80.000 personas. Se estima que la explosión de este volcán, situado en la isla de Sumbawa (Indonesia) se escuchó hasta en la isla de Sumatra, a una distancia de más de 2.000 kilómetros. 

La erupción provocó un fenómeno conocido como “invierno volcánico” y fue la consecuencia de que el año 1.816 se conociera como el “año sin verano” debido a la reducción de temperatura motivada por la presencia en la atmósfera de ceniza volcánica que obstaculizaba el paso de los rayos del Sol.

En este experimento vamos a reproducir una erupción volcánica de forma segura a pequeña escala, a temperatura ambiente y sin salir de casa. ¡Y todo ello sin tener que recoger lava de la cocina ni cenizas del techo!     

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Pañal que encierra nieve de colores en su interior

Los pañales han existido desde el inicio de la humanidad. Desde tiempos inmemoriales se han buscado soluciones para que los bebés hicieran sus necesidades. Los escritos y los dibujos históricos nos muestran que los seres humanos han fabricado sus propios pañales utilizando la hierba, las pieles de los animales, la hoja de algodón y otros muchos elementos presentes en la naturaleza. Por ejemplo, los incas colocaban una capa de piel de conejo para cubrir el culito de sus bebés, mientras que los esquimales colocaban musgo debajo de trozos de piel de foca. 

A principios del siglo XX, la mayor parte de los pañales eran reutilizables, rectangulares y de algodón. Pero tenían un problema: al recubrirse de caucho retenían la humedad y el algodón no era capaz de absorber todo el pis, por lo que la superficie del culito del bebé seguía húmeda y dañaban su piel. 

En 1946, después del nacimiento de su hija, la estadounidense Marion Donovan inventó los primeros pañales con la forma que tienen actualmente. Para sus primeros prototipos utilizó tela de cortina de baño y tela de paracaídas. Pero sus pañales también contenían celulosa, que no absorbía la humedad por completo, por lo que el problema de la irritación de piel seguía existiendo. 

Sin embargo, Marion Donovan no se rindió y continuó perfeccionando sus pañales. Estuvo muchos años intentando convencer a varias empresas de que su invento haría más fácil la vida de las madres, pues en aquella época eran las que principalmente se encargaban de la crianza de sus hijos. Pero los hombres de negocio americanos consideraron que su invento era poco práctico e innecesario. Hasta que en 1961, diseñó el primer pañal totalmente desechable de la historia y cambió el curso de la humanidad. 

En la década de los 80, la NASA desarrolló un material súper absorbente para retener el pis de los astronautas que iban a viajar a bordo del transbordador Challenger. De esta forma, podrían atrapar la orina cuando no pudieran utilizar el baño. Es decir, cuando la nave espacial estuviera despegando, aterrizando o cuando los astronautas salieran al espacio. Este material se añadió posteriormente a los pañales desechables inventados por Marion Donovan para conseguir el modelo de pañal superabsorbente utilizado en la actualidad.

En este experimento sabremos de qué material se trata, cuáles son sus propiedades y lo utilizaremos para fabricar nieve de colores. ¿Te imaginas poder esquiar por una montaña con nieve de color rojo? ¿Qué cara se nos quedaría si un día de invierno viésemos en el cielo copos de nieve de color verde? ¡Prepárate para descubrir en este experimento cómo podríamos conseguirlo!

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Carrera de caramelos crea un arcoíris líquido

El arcoíris es uno de los fenómenos de la naturaleza que más capta nuestra atención, posiblemente por su belleza, siendo un momento hermoso cuando sale el sol en un día de lluvia.

Aunque a lo largo de la historia siempre han girado muchas leyendas, mitos y fábulas en torno a los arcoíris, sólo la ciencia puede demostrar algunos de los datos reales y curiosos que sabemos sobre ellos y que son poco conocidos. 

Por ejemplo, aunque parezca una contradicción, la verdadera forma del arcoíris no es un arco. La forma que realmente tienen son círculos completos. El problema es que desde la superficie del suelo las personas no somos capaces de observar su forma completa, sólo una parte de ella. Desde las alturas de un avión sí podríamos apreciar la forma total circular del arcoíris, ya que se tiene una vista completa del horizonte.

Otra curiosidad es que, aunque al arcoíris siempre se le atribuyen siete colores (rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta), la realidad es que no todos vemos la misma cantidad. De hecho, la variación de los colores de un arcoíris es realmente en degradado, no una separación de colores en bloques. Es nuestro cerebro y la forma en que procesamos las imágenes, lo que da esa variación de colores divididos en bandas distintas, pero nos resulta imposible observar la infinidad de colores que contiene, pues el ojo humano no está capacitado para ver todos ellos. 

Para que se forme un arcoíris es necesario que haya gotas de agua suspendidas en la atmósfera y que los rayos del sol incidan sobre esas gotas con un ángulo de 42° sobre el horizonte. Por esta razón, generalmente observamos los arcoíris al amanecer o al atardecer, pues es cuando suelen darse estas condiciones. Pocas veces podremos observar un arcoíris durante el mediodía.  

Otro dato curioso es que también existen los arcoíris lunares, los cuales se producen en las mismas condiciones pero por la noche, con la luz que refleja la Luna. Debido a que la intensidad de la luz de la Luna es menor que la luz del Sol, los colores de los arcoíris lunares son tan débiles que apenas pueden ser percibidos por el ojo humano.

En este experimento podrás crear un arcoíris con los colores que más te gusten y podrás hacerlo cuando quieras, no hace falta esperar al amanecer ni al atardecer. Además, utilizaremos caramelos, por lo que al finalizar podrás comerte aquellos que te sobren. Aunque sin abusar de ellos para evitar que te salgan caries en los dientes. 

Si tuviéramos que darte un único consejo para este experimento, no hay duda de cuál sería: ¡ten paciencia y no te comas todos los caramelos antes de empezar! 

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Detective cambia de color como un camaleón

El papel de la ciencia es indispensable para resolver casos policiales. Tanto es así, que esta institución de las fuerzas de seguridad cuenta incluso con un propio departamento llamado “policía científica”, el cual se encarga de resolver aquellos casos que requieren un estudio científico más profundo.

Por ejemplo, cuando ocurre un accidente de tráfico entre dos vehículos y no está claro el motivo que lo ha causado, la policía hace uso de la ciencia para desvelar el desencadenante. Para ello, uno de los estudios básicos que suelen hacer es medir las distancias que se han desplazado los vehículos desde el punto donde impactaron y estudiar las marcas que dejan los frenazos sobre el asfalto. Esto les dará pistas para calcular la velocidad a la que iban los vehículos en el momento del accidente y saber si alguno de ellos superaba la velocidad permitida. 

Otro ejemplo donde la policía aplica la ciencia es en la investigación de incendios. En este caso, los perros de la policía actúan primero con el objetivo de detectar la presencia de líquidos inflamables que pudieran haber sido utilizados para provocar la combustión. Si los perros indican que hay una sustancia sospechosa, los agentes toman las muestras necesarias para analizarlas en el laboratorio y averiguar de qué compuesto se trata.

Pero si hay una aplicación de la ciencia conocida por todos los amantes de las películas y novelas policíacas es la detección de restos de sangre en la escena de un crimen. En este caso, los policías apagan las luces y pulverizan sobre la superficie sospechosa un compuesto químico llamado “luminol”. Si las manchas sospechosas son de sangre, el luminol emitirá una luz brillante azulada en un proceso llamado “luminiscencia”. Esto permitirá a la policía, por ejemplo, diferenciar una gota de sangre de una gota de tomate frito. Pero, sobre todo, analizar el ADN de esa muestra de sangre en el laboratorio para saber a quién pertenece.    

No hay duda de que muchas de las reacciones químicas que lleva a cabo la policía para resolver sus casos más complicados tienen asignados cambios visuales. Y es que en la química, este tipo de reacciones son muy frecuentes, por ejemplo, cuando queremos comprobar la acidez que tiene una sustancia.

En este experimento vamos a crear un líquido que, como si de un policía detective se tratase, será capaz de resolver las dudas que se nos planteen. Y para ello, cambiará una y otra vez de color como si fuese un camaleón. ¡Prepárate para sacar al Sherlock Holmes y a la Agatha Christie que llevas dentro para disfrutar de la ciencia más colorida y misteriosa con este experimento!

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Lámpara de lava muestra colores en la oscuridad

¿Alguna vez has visto el desastre natural que provoca un derrame de petróleo? Los derrames de petróleo son vertidos que se producen en mares y océanos debido a accidentes producidos en buques que transportan petróleo,  provocando la contaminación del medio ambiente, especialmente de los ecosistemas marinos y de las zonas costeras a las que llegan los vertidos.

La mayoría de los desastres petrolíferos pasan en el mar, sobre todo cerca de las costas, donde los ecosistemas son más diversos y viven miles de especies diferentes. Cuando ocurre algo así, los peces pueden ingerir contaminantes y los depredadores que los consumen pueden transmitir ese petróleo de un animal a otro, poniendo en riesgo incluso la seguridad en la alimentación humana. Las aves también se ven gravemente afectadas, pues al no poder volar, se quedan en las playas para no herirse aún más y terminan muriendo de frío o de hambre.

Por otra parte, las playas a las cuales llega esta contaminación tienen que cerrar debido a que al contactar con la piel puede provocar problemas de salud en las personas. Además, las mareas de petróleo dejan sin trabajo a muchas personas que viven del mar, como los marineros y los mariscadores.

El 13 de noviembre de 2002 es una fecha que será tristemente recordada en España. Ese día se produjo el desastre del Prestige, un derrame de petróleo que tuvo lugar en Galicia provocado por el hundimiento del buque Prestige varios días después de sufrir un accidente durante una tormenta cuando transportaba 77.000 toneladas de petróleo.

El petrolero se hundió a unos 250 km de la costa gallega y acabó afectando a más de 2.000 kilómetros de costa española, francesa y portuguesa, siendo una de las catástrofes medioambientales más grandes de la historia de la navegación.

Cuando hay un derrame de petróleo, la superficie del mar queda cubierta por una capa oscura que impide el paso de la luz y como consecuencia afecta a aquellos organismos que no pueden hacer la fotosíntesis, teniendo consecuencias en el resto de la cadena alimentaria del ecosistema.

Este experimento nos ayudará a entender el motivo por el que el petróleo se sitúa en la superficie del mar, pero cambiaremos el color negro del paisaje por una lámpara de lava de colores. ¡Ojalá todos los vertidos de petróleo tuvieran la belleza de este experimento! 

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Plástico desaparece y se recicla para crear slime

¿Sabías que España es el país de Europa donde sus habitantes reciclan mayor cantidad de plástico? El reciclaje es algo fundamental para cuidar nuestro planeta y respetar el medio ambiente. Y para conseguirlo tan sólo tenemos que clasificar en casa la basura y tirarla en el contenedor correspondiente. De esta forma, podremos volver a utilizar el plástico, el papel, el cartón y el vidrio. Además, mantendremos limpias las calles, los mares y las montañas para que podamos disfrutar plenamente de la naturaleza.

Si no reciclamos los residuos, pueden formar parte del paisaje durante mucho tiempo. Por ejemplo, una bolsa de plástico tarda unos 150 años en descomponerse y las latas pueden durar más de 500 años en degradarse. Por su parte, una botella de plástico tarda en desaparecer unos 1.000 años aproximadamente y si es de vidrio se necesitan hasta 5.000 años. ¡De hecho se ha encontrado vidrio en tumbas egipcias!

Durante el año 2019, en España se reciclaron más de 600.000 toneladas de plástico. Diez años antes sólo se reciclaba la mitad de esa cantidad. Esto explica que la sociedad cada vez está más concienciada de que el reciclaje es un hábito que no requiere gran esfuerzo y tiene un enorme impacto positivo para nuestro planeta.

Cada ciudadano de España deposita cada año una media de 17,1 kg de envases de plástico, latas y briks en el contenedor amarillo. Además, tiramos aproximadamente 19,4 kg de papel y cartón en el contenedor azul.

Los datos indican que en nuestro país existen 37 millones de ciudadanos que reciclan habitualmente. Esto es posible gracias a que hay unos 390.000 contenedores amarillos y 225.000 contenedores azules distribuidos por toda la geografía española.

Como curiosidad, hay que destacar que en España hay más de 2,5 millones de habitantes que aseguran haber comenzado a reciclar sus residuos domésticos a partir del confinamiento que tuvo lugar durante la pandemia del coronavirus, pues durante esa época convirtieron el reciclaje en un hábito de sus rutinas diarias.

No hay duda de que el reciclaje es muy necesario para cuidar el medio ambiente y entre toda la ciudadanía contribuimos a cuidar nuestro planeta. En este experimento, además de reciclar, vamos a descubrir un tipo de plástico que es capaz de reducir su tamaño hasta casi desaparecer. ¡Y lo mejor de todo es que además podremos utilizarlo para fabricar slime de una forma muy fácil y segura!

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Globo que se infla sin necesidad de soplar

Los globos suelen estar presentes en muchos eventos: cumpleaños, fiestas del colegio, carnavales… Estos artículos nos pueden ayudar a decorar un lugar y realizar multitud de juegos divertidos. Si no hubiese globos, los eventos serían más aburridos y estarían menos adornados. Además, tampoco podríamos refrescarnos en verano lanzándonos globos llenos de agua. ¡Con lo bien que lo pasamos mojándonos!

Los globos, de la forma que los conocemos actualmente, no aparecieron de la noche a la mañana y fue necesario bastante tiempo para que llegáramos a los que tenemos hoy en día. De hecho, hay registros de la existencia de “globos” desde tiempos ancestrales. ¿Sabías que los primeros globos estaban hechos con vejigas de animales infladas? Puede sonar asqueroso, pero para los niños y niñas de aquella época sería un juego común como cualquier otro.

El primer globo de goma fue fabricado en 1824 por el físico británico Michael Faraday, quien estaba experimentando con gases en su laboratorio y necesitaba algún contenedor que mantuviera encerrado el gas. A Faraday se le ocurrió hacer una bolsa con un material conocido como caucho o látex. Para ello, recortó dos círculos de láminas de caucho, presionó los bordes para unir las dos partes y cubrió el interior de harina para que no se pegaran por dentro.

Pero no fue hasta la década de 1930 cuando comenzó la producción en masa de los globos. Neil Tillotson era un investigador que trabajaba en una fábrica que hacía neumáticos y suelas de zapatos de goma. Sin embargo, la crisis financiera de 1929 provocó el cierre de la empresa y los trabajadores se quedaron sin empleo. 

Tillotson, en vez de quedarse de brazos cruzados, montó un laboratorio en su casa y se puso a experimentar para inventar algo que le permitiera iniciar su propio negocio. Su idea era fabricar algo divertido y de bajo coste. Después de muchas pruebas, consiguió fabricar unos globos con forma de cabeza de gato que tenían dos orejas. Para su sorpresa, estos primeros globos se vendieron rápidamente en una fiesta, así que Tillotson decidió fundar su propia empresa con el poco dinero que tenía ahorrado. En pocos meses, vendió más de 5 millones de globos con forma de gato. Este éxito provocó que rápidamente nacieran otras empresas que fabricaban globos y ha permitido que este invento llegue hasta la actualidad.

Actualmente, los globos pueden tener cualquier forma que imaginemos. Pero, ¿crees que pueden inflarse de alguna manera que no sea soplando aire por nuestra boca o utilizando un inflador? En este experimento, la ciencia nos demostrará cómo podemos conseguirlo realizando una reacción química.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Arcoíris líquido forma una columna de colores

Si hay algo que nos llama generalmente la atención cuando observamos una estructura arquitectónica de grandes dimensiones son, sin duda, sus columnas o pilares. Las columnas son las responsables de otorgar equilibrio a los edificios de gran altura, pues a través de ellas se reparte el peso de toda la construcción.

En el pasado, la mayoría de los edificios arquitectónicos fueron desarrollados con columnas para resistir los terremotos y evitar que se destruyeran. Aunque en otras muchas ocasiones, las columnas sólo han desempeñado funciones decorativas.

Como curiosidad, en la basílica de la Sagrada Familia de Barcelona, la obra más importante del arquitecto Antoni Gaudí, hay un total de 36 columnas realizadas en distintos materiales con el objetivo de otorgarles diferentes colores. Cada columna tiene un significado y están cargadas de símbolos. Además, muchas de ellas contienen focos que iluminan el interior de la basílica cuando decae la luz natural y consiguen proyectar un gran colorido.    

El uso habitual de las columnas en arquitectura se remonta a la Edad del Hierro, cuando muchas civilizaciones enclavadas alrededor del mar Mediterráneo y en Oriente Próximo utilizaban columnas de piedra para sostener sus estructuras. Algunas de las mejores columnas de piedra fueron desarrolladas por los persas, quienes las utilizaron durante la construcción de Persépolis, la ciudad que sería la capital del imperio persa.

Durante esa época, la misión principal de las columnas era apoyar y sostener los techos de los edificios. El uso de columnas como elementos decorativos no se produjo hasta la época de los romanos, que comenzaron a utilizarlas en el exterior de sus grandes obras para mejorar su diseño y resaltar su belleza. El ejemplo más claro es el Panteón de Roma, cuya fachada está compuesta por 16 columnas de granito de 14 metros de altura cada una.

Como vemos, las columnas han tenido mucha importancia en la arquitectura de las diferentes civilizaciones. Unas son más altas y otras más pequeñas. Unas sirven para aguantar el peso del techo y otras para decorar. Unas son de piedra y otras de mármol. Sin embargo, en ningún edificio histórico existe una columna multicolor que sea líquida como la que vamos a realizar en este experimento. ¡Que no se piense Gaudí que nosotros vamos a ser menos creativos que él!

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Disco que se desliza como un patín sobre hielo

El contacto que se produce entre dos superficies se conoce como rozamiento y es uno de los factores responsable de que un objeto pueda desplazarse más o menos. Por ejemplo, si lanzamos una pelota sobre una superficie lisa de cemento, llegará más lejos que si lanzamos esa misma pelota con la misma fuerza pero sobre un jardín con césped. En este caso, la hierba frenaría a la pelota y la distancia recorrida sería menor.

El rozamiento también es el causante de muchos accidentes de tráfico. Por ejemplo, los días de lluvia, se crea una superficie de agua sobre las carreteras que impide que los neumáticos de los vehículos se agarren bien al asfalto. Por eso, si los vehículos van muy deprisa, pueden deslizarse y provocar accidentes. Este efecto se denomina “aquaplanning” y para evitarlo sólo hay que reducir la velocidad y seguir las recomendaciones que den las autoridades responsables de la seguridad vial.

En las zonas de montaña donde hace mucho frío, las carreteras también pueden estar cubiertas por nieve o placas de hielo. En este caso, también pueden ocurrir accidentes porque la superficie de los neumáticos es muy lisa y no se agarra bien a la nieve. Este es el motivo por el que se recomienda usar cadenas que cubren las ruedas de los vehículos y consiguen que haya un mayor rozamiento. 

El esquí y el snowboard son dos deportes que se pueden realizar en plena naturaleza y que tienen muchos efectos positivos para la salud. Las personas que practican estos deportes saben que para que sus esquís o sus tablas de snowboard puedan deslizarse mejor, es necesario que la nieve esté compactada y la superficie sea lisa. Si la nieve está suelta, los esquís y la tabla se hunden y no pueden avanzar rápidamente.   

Si alguna vez has visto un partido de hockey sobre hielo, te habrás dado cuenta de que se juega sobre una pista completamente lisa para que los jugadores puedan desplazarse rápidamente con sus patines. Estos patines no tienen ruedas en la suela del zapato, sino una cuchilla muy fina que permite disminuir en gran medida el rozamiento entre el patín y el suelo, por lo que los jugadores consiguen alcanzar velocidades de vértigo. ¡Imagínate el equilibrio que deben tener para conseguir ir tan rápidos sobre unas cuchillas tan finas!

Está claro que el agua, ya sea en estado líquido o sólido, puede disminuir el rozamiento entre dos superficies. En este experimento vamos a aprender cómo podemos conseguir que un disco pueda deslizarse rápidamente como si fuera una pastilla de hockey. Pero no te asustes, no necesitaremos abrir la puerta del congelador ni llenar la bañera de agua para conseguirlo. ¡Coge mucho aire con tus pulmones que lo vamos a necesitar!

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Airbag que aumenta la seguridad de un coche

¿Sabías que existen airbags para ciclistas, para motoristas, para robots, para sillas de bebés e incluso para teléfonos móviles? Los airbags o bolsas de aire comenzaron a introducirse en algunos modelos de coches en la década de los 80 y su nacimiento revolucionó la seguridad vial. De hecho, según la Dirección General de Tráfico (DGT), el airbag evita cada año cerca del 14% de las muertes por accidentes. Esto significa que ha salvado miles de vidas durante todos estos años. Pero empecemos por el principio.

Las primeras patentes del airbag tenían como objetivo principal reducir el impacto de las colisiones y se remontan a los años 50. Durante las décadas siguientes, las compañías automovilísticas Mercedes-Benz, Ford y General Motors comenzaron a estudiar cómo introducir esta tecnología en sus vehículos. Finalmente, una de las primeras en patentar el sistema de airbags tal y como lo conocemos actualmente fue Mercedes-Benz. Lo patentó en 1971, aunque no lo incorporó por primera vez hasta 10 años después.

De estos primeros airbags hasta hoy, su funcionamiento no ha cambiado mucho. Básicamente, están compuestos por varios detectores de impactos, unos dispositivos de inflado y bolsas de nylon. En el caso de un frenazo muy brusco o de un impacto en el coche, los sensores se activan y envían una señal eléctrica a los dispositivos de inflado. Estos dispositivos generan gases a una velocidad de 250 kilómetros por hora que inflan las bolsas de nylon y evitan que quienes viajen en el coche se golpeen contra otras partes del vehículo.

Desde 2006, es obligatorio que todos los coches matriculados en Europa dispongan de airbag frontal. Esta obligación no existe en otros vehículos, por lo que en los últimos años han nacido iniciativas como las de las ingenieras suecas Ana Haut y Terese Alstinat, que han fundado una empresa que fabrica airbags para ciclistas. A simple vista, parecen un collar o una bufanda y su funcionamiento imita el del airbag tradicional. En caso de detectar un cambio brusco de velocidad, sus sensores se activan y se abre una bolsa de aire que protege por completo la cabeza, la nuca y el cuello del ciclista.

 Aunque este invento no es el único que busca aumentar la seguridad para conductores de vehículos de dos ruedas. En Francia existe una empresa que ha desarrollado un chaleco para motoristas que incorpora un airbag que se activa en una décima de segundo cuando hay un accidente. El airbag que vamos a fabricar en este experimento no se inflará tan rápidamente, pero nos ayudará a entender perfectamente cómo funcionan. ¡Ponte el cinturón de seguridad que arrancamos!

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Detector de almidón para identificar alimentos

Si tienes afición por la cocina, lo más seguro es que alguna vez hayas oído hablar del almidón. Y es que el almidón es un carbohidrato de origen vegetal, presente principalmente en muchos cereales y tubérculos. Además, es el único polisacárido vegetal que nuestro cuerpo es capaz de asimilar, motivo más que suficiente para que sea también uno de los más utilizados en la cocina actual.

De manera general, se podría decir que la mayor parte de la energía que utilizamos para completar nuestros procesos vitales procede del almidón, el cual está presente en la gran mayoría de alimentos de nuestra vida diaria. De hecho, un porcentaje muy importante de nuestra dieta debería estar compuesto por productos ricos en almidón, entre los que se encuentran muchos cereales, legumbres y vegetales. Pero, ¿qué papel juega el almidón en la cocina?

Al tratarse de un nutriente muy presente en las semillas, las harinas con las que solemos preparar toda clase de platos y postres son ricas en almidón. Sin embargo, su mayor utilidad está relacionada con otro tipo de elaboraciones: las salsas y las sopas. Esto se debe a que el almidón es un “hidrocoloide”, es decir, tiene la capacidad de atrapar agua. Por este motivo se usa especialmente como espesante y gelificante, pues al entrar en contacto con un líquido caliente se hincha y forma una pasta gelatinosa. Esta cualidad es la responsable de que también se utilice frecuentemente como cobertura en los productos de repostería, para ligar los embutidos o incluso como rebozado.

Eso sí, hay que tener en cuenta que el almidón en frío es insoluble y en crudo no es digerido por nuestro sistema digestivo. Por lo tanto, debe ser siempre cocinado o ser calentado al menos a 70 grados durante unos pocos minutos. Además, este calentamiento es el que desencadena sus propiedades espesantes, por lo que es doblemente necesario.

En muchas ocasiones, resulta de vital importancia conocer la composición de lo que comemos. Por eso cada vez es más frecuente que la carta de los bares y restaurantes especifiquen lo que contiene cada plato. Por ejemplo, las personas que padecen la enfermedad celíaca son intolerantes al gluten, por lo que tienen que asegurarse de que lo que comen no contienen esta sustancia. También hay otras personas que deben controlar estrictamente la cantidad de sal que ingieren para evitar una alta presión en sus arterias.

Identificar las diferentes sustancias que contienen los alimentos que comemos es indispensable para llevar una dieta equilibrada y mantener una buena salud. Por eso en este experimento aprenderemos una técnica para detectar la presencia de almidón en alimentos muy comunes en nuestras vidas diarias.   

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Gotas gigantes sobre superficies de monedas

Probablemente hayas visto alguna vez un documental o fotografía en la que un lagarto es capaz de desplazarse rápidamente sobre el agua de un río sin hundirse. Se trata de los basiliscos, unos lagartos similares a las iguanas, pero de aspecto más ágil y de proporciones más reducidas. Se diferencian además por tener varias crestas sobre la cabeza, el dorso e incluso sobre la cola.

Los basiliscos tienen la habilidad de ser capaces de correr sobre la superficie del agua debido al bajo peso que tienen, a las altas velocidades que alcanzan y a que sus patas posteriores pueden llegar a funcionar como si fueran unas aletas, aumentando así la superficie de apoyo sobre el agua. Estos pliegues de piel que tienen en las patas están enrollados cuando el animal camina por la tierra. Pero si se encuentran en una situación de peligro, los basiliscos comienzan a correr rápidamente hacia un río o un lago para ponerse a salvo. Es entonces cuando se abren estos pliegues de las patas traseras, convirtiéndolas en unas aletas que aumentan la superficie de apoyo. 

Sin embargo, cuando dejan de correr sobre el agua y disminuyen la velocidad, los basiliscos se hunden y tienen que nadar hasta la orilla como lo haría cualquier otro lagarto. Debido a esta habilidad de desplazarse sobre el agua, antiguamente se pensaba que estos animales tenían poderes sobrenaturales. Pero, como hemos visto, todo tenía una explicación científica que lo justificaba.

Ver correr al lagarto basilisco sobre la superficie del agua es un espectáculo que merece la pena contemplarse. Menos espectacular, pero igual de interesante, resulta observar el movimiento de los zapateros sobre las superficies de los ríos y las piscinas. Estos insectos se deslizan sobre el agua apoyándose en sus larguísimas patas, las cuales poseen una especie de almohadilla formada por pelos diminutos que repelen el agua. Gracias a estas almohadillas consiguen formar una minúscula bolsa de aire entre sus patas y la superficie del agua, permitiendo así que los zapateros puedan mantenerse flotando constantemente.

Tanto en el caso de los lagartos basiliscos como en el de los zapateros, podemos confirmar que sus patas están diseñadas para facilitar su desplazamiento sobre ríos y lagos. Pero, ¿qué papel juega el agua en todo este proceso? En este experimento la ciencia nos desvelará el verdadero motivo de estos paseos sobre el agua.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Pompas de jabón flotando como astronautas

¿Te imaginas cómo sería la aventura de viajar al espacio? Aunque esto es el sueño de muchas personas, hay que aclarar que para conseguirlo hay que recorrer un camino que no es sencillo, ya que quienes lo logran tienen que trabajar muy duro para cumplir su deseo.  

Durante varios años, los astronautas que viajan al espacio tienen que prepararse física y mentalmente para esta hazaña, teniendo que superar pruebas extremas y entrenar duramente, algo que muy pocos están capacitados para hacer. La Agencia Espacial Europea obliga a sus astronautas a recibir una formación específica que contiene cientos de horas de prácticas. 

En primer lugar, los aspirantes realizan durante un año un curso básico de entrenamiento, donde tienen que superar multitud de exigencias físicas y estudian materias relacionadas con la ciencia y la tecnología espacial, técnicas de submarinismo o medicina básica. Además, reciben formación sobre el funcionamiento de la Estación Espacial Internacional. 

En la segunda fase, los aspirantes profundizan durante un año más en el conocimiento de la estación espacial. Además, centran sus conocimientos en el estudio de los vehículos de transporte, en el desarrollo de los experimentos que realizarán cuando estén en el espacio y en la comunicación con el centro de control que tendrán en la Tierra.

Finalmente, a aquellos que hayan superado las pruebas anteriores se les asigna una misión real que les permitirá durante los años siguientes cooperar con otros astronautas para aprender las tareas especiales que necesitarán conocer antes de poder explorar el universo. 

Durante todos estos años, los hombres y mujeres que aspiran a ser astronautas también se forman en algo que a todo el mundo llama la atención cuando están en el espacio: la ingravidez. El hecho de que en el espacio no haya gravedad y, por tanto, ninguna fuerza que les empuje hacia abajo, provoca que tengan que estar continuamente flotando, por lo que tienen que adaptar todas sus rutinas a este efecto. En este experimento tendremos el reto de conseguir que se mantengan flotando pompas de jabón. Pero no te asustes, no tendrás que viajar al espacio para conseguirlo ni recibir tantos años de formación. ¡Nosotros te daremos todos los pasos a seguir para que lo puedas hacer en casa! 

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Escudo antioxidante que protege a las manzanas

Seguro que alguna vez has visto un trozo de metal que ha estado expuesto al aire libre durante mucho tiempo y ha adquirido un color marrón. ¿Por qué se produce esto? Este hecho tiene lugar al llevarse a cabo sobre el metal un largo proceso de oxidación por parte del oxígeno presente en el aire. 

Pero este es un proceso que no solo afecta a los metales. La fruta también pueden generar esta reacción al ponerse en contacto con el aire. Por ejemplo, si muerdes una manzana y la dejas en reposo unos minutos al aire libre, podrás observar que la zona mordida comenzará a adquirir el color marrón propio del óxido

Como puedes imaginar, la oxidación de un trozo de metal requiere muchas más tiempo que el de una pieza de fruta. Por eso es necesario destacar que la velocidad a la que se produce este proceso depende de la cantidad de oxígeno que haya en el aire y de la naturaleza del material del que se trate. 

Una forma de evitar que nuestro objeto se oxide consiste en interponer una barrera entre él y el aire que le rodea. Esta frontera puede ser de origen natural, como ocurre con las cáscaras de las frutas. Pero también puede ser completamente artificial, como la capa de pintura antióxido que incluyen todos los coches.

Cuando compramos algunos productos en el supermercado podemos leer que a muchos de ellos se les añaden antioxidantes con el objetivo de retrasar este proceso de oxidación y que duren más tiempo. Pero, ¿habría alguna forma de conseguir este resultado utilizando productos caseros? En este experimento te mostramos cómo podríamos conseguirlo. 

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Disco de música que se transforma en peonza

Seguro que alguna vez has jugado con una peonza y has conseguido que gire durante mucho tiempo en el suelo. Incluso te has atrevido a levantar la peonza con la cuerda o con tus propias manos. Y es que las peonza, también conocida como trompo, es un juego tradicional que ha ido pasando de generación en generación. Pero, a pesar de su antigüedad, ha sabido evolucionar con el tiempo y adaptarse a los nuevos tiempos. Y es que las peonzas que conocemos hoy en día, fabricadas con materiales resistentes y ligeros, nada tienen que ver con las antiguas de madera con las que jugaban nuestros padres y abuelos.

Las peonzas no tienen un origen definido, pero se tiene conocimiento de su existencia desde hace más de 6.000 años, ya que se han encontrado ejemplares hechos de arcilla en yacimientos a las orillas del río Éufrates, que pasa por Turquía, Siria e Irak. No obstante, se cree que en aquella época no era un juguete, sino un sistema primitivo para hacer fuego.

Donde sí fue utilizada como juguete fue en la Antigua Grecia y en la Antigua Roma. En estas épocas, las peonzas se fabricaban con madera o barro cocido. Posteriormente, en la Edad Media se llevaron a cabo diversos ritos y carreras de peonzas con gran frecuencia en Inglaterra.

En Oriente, las peonzas también tuvieron un auge muy grande, sobre todo en países como Japón y China, donde las peonzas se convirtieron en un auténtico arte, de manera que niños y adultos se han dedicado a aprender a bailarlas utilizando diversas técnicas e incorporando trucos cada vez más difíciles y espectaculares. Incluso hay quienes han creado coreografías, haciendo bailar varias peonzas al mismo tiempo.

Aunque la innovación no ha venido únicamente de la mano de las personas que bailan las peonzas, también de las empresas que las fabrican. De hecho, en 2018 unos fabricantes consiguieron romper el Récord Guiness Mundial al conseguir mantener girando un trompo sin parar durante 27 horas, 9 minutos y 24 segundos. ¡El mareo de los jueces que estuvieron controlando el récord también tuvo que ser mundial!

En este experimento no llegaremos a esos extremos, pero aprenderás a construir tu propia peonza a partir de un disco que tengas en casa y ya no utilices. ¡Incluso podrás personalizarlo con tus diseños para crear tus propios efectos visuales!

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Información genética extraída de un tomate

Todos hemos oído hablar que la información de cada persona se encuentra en el ADN. Pero, ¿qué es el ADN exactamente? ADN es la abreviatura de Ácido Desoxirribonucleico, una molécula compleja que se encuentra dentro de cada célula de nuestro cuerpo y contiene todas las instrucciones necesarias para crear y mantener la vida.

El ADN no está disperso en nuestras células, sino que está cuidadosamente empaquetado en estructuras llamadas cromosomas. De hecho, si no estuviera empaquetado, el ADN de una sola célula ocuparía más de 2 metros de longitud. Pero, a pesar de ser una molécula de gran tamaño, si observamos detenidamente la estructura del ADN podemos confirmar que está formada únicamente por cuatro tipos de ladrillos diferentes. Estos ladrillos tienen el nombre de adenina, timina, guanina y citosina. 

Para entender la forma que tiene el ADN, podemos imaginar dos cadenas que están unidas formando una doble hélice. Es decir, la molécula de ADN tiene una estructura similar a la de una escalera de caracol. Esta disposición fue descrita por primera vez en 1953 por James Watson y Francis Crick, lo que supuso un hito en la historia de la biología.

Sin embargo, para llegar a este descubrimiento fueron imprescindibles los trabajos de rayos X realizados anteriormente por la científica Rosalind Franklin, que murió en Londres en 1958. Lo hizo a los 37 años de edad debido a un cáncer de ovario, posiblemente provocado por la excesiva exposición a radiaciones durante sus investigaciones con rayos X. 

Curiosamente, en 1962, tan sólo cuatro años después de su muerte, los científicos Watson, Crick y Wilkins recibieron el Premio Nobel de Medicina por sus estudios sobre la estructura del ADN. Pero ni Watson ni Crick mencionaron a Rosalind Franklin en sus discursos de aceptación, confirmando así el menosprecio que tenían hacia esta científica. Algo inaceptable, pues incluso ellos mismos reconocieron posteriormente que las investigaciones de ella fueron vitales para descifrar el ADN. 

Sin duda, cometieron una injusticia al no reconocer el trabajo de Franklin simplemente por el hecho de ser mujer. Afortunadamente, los tiempos han cambiado, y en la actualidad toda la comunidad científica es consciente de la importancia que tuvieron los estudios de Rosalind Franklin para el avance de la humanidad.   

Para entender la función del ADN, podemos decir que es el mapa que siguen cada una de las células de nuestro cuerpo. El ADN contiene toda la información que necesitan saber, tanto una neurona, como una célula de nuestro ojo o de nuestro corazón. Teniendo en cuenta su importancia en nuestras vidas, ¿qué te parece si en este experimento conseguimos extraer una muestra de ADN?

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Agua oxigenada que tiene miedo a las patatas

En muchas ocasiones deseamos que el tiempo pase lentamente. En cambio, otras veces queremos que el tiempo avance muy rápido. Esto es lo que le ocurre a menudo a los científicos y científicas cuando tienen que esperar varias horas, incluso días, para que se lleven a cabo algunas reacciones en el laboratorio. Por suerte, en química existen los catalizadores, que son unos compuestos que nos permiten aumentar o disminuir la velocidad a la que se produce un determinado proceso. 

Por un lado, tenemos los catalizadores positivos. Son los más frecuentes y utilizados en los laboratorios y en la industria, pues su principal función es la de aumentar la velocidad de la reacción química. La principal ventaja de los catalizadores es que suponen un considerable ahorro de tiempo. Si fuera por ellos, la reacción química tardaría mucho tiempo en llevarse a cabo. Además, con ellos se puede evitar incluso el uso de temperaturas y presiones demasiado elevadas, por lo que se ahorra mucha energía y mucho dinero.

Por otro lado, están los catalizadores negativos, también llamado inhibidores. En este caso, se encargan de reducir la velocidad de una reacción y que un proceso dure mucho más tiempo del que tarda habitualmente. 

Probablemente, esto de los catalizadores pueda sonar un poco a chino. Pero es algo más frecuente de lo que te puedes imaginar. Por ejemplo, ¿sabías que el hierro es el catalizador indispensable para que podamos producir amoníaco a partir de hidrógeno y nitrógeno? Si no fuera por el hierro, sería mucho más complicado encontrarnos en el supermercado los botes de amoníaco que utilizamos como producto de limpieza en nuestras casas.  

Otro caso es el del níquel, un catalizador que tiene un papel fundamental en nuestras vidas diarias, pues es el encargado de que podamos convertir aceites vegetales en la margarina que untamos cada mañana en las tostadas del desayuno.

Por otra parte, uno de los ejemplos más claros de catalizador negativo (inhibidor) es el ácido cítrico presente en el limón, el cual permite que el proceso de oxidación de los alimentos sea más lento, por lo que nos lo podemos comer antes de que se encuentren en mal estado.

En este experimento conoceremos el motivo por el que el agua oxigenada no quiere ni ver a las patatas. A cualquier sitio donde va dice que cada vez que ve una patata empieza a ahogarse y le falta el oxígeno. ¡En este experimento veremos que no le falta razón!

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Reloj de arena atrapa un remolino de agua

¿Utilizas reloj habitualmente? ¿Te gustan más los relojes de aguja o los digitales? Ya sea uno u otro, los relojes nos han permitido tener una noción del tiempo en nuestras rutinas diarias, hasta el punto de que cuando lo olvidamos podemos estar todo el día desorientados y pedir la hora frecuentemente. ¡Con lo tranquilos que estamos cuando llegamos a casa y nos lo quitamos!

No obstante, hoy en día la mayoría de las personas pueden saber la hora mirando el teléfono móvil, por lo que el reloj de muñeca ha dejado de ser el único artículo que nos marque el tiempo. Pero no todas las personas que tienen un reloj lo hacen para tener un cierto control de lo que sucede. Muchas lo hacen porque es un complemento perfecto para su forma de vestir. Y otras lo utilizan como un elemento decorativo en sus hogares. Es lo que sucede con los relojes de arena, los cuales se han convertido en un símbolo del tiempo cuya función principal es adornar un lugar y darle un toque histórico. Pero, ¿cómo nacieron los relojes de arena?

El antecedente directo del reloj de arena es el reloj de agua, también llamado clepsidra. Este instrumento fue muy utilizado por los griegos, aunque parece proceder de la cultura egipcia, ya que se encontró una clepsidra en el templo de Amón que tiene más de 3.500 años. ¡Por ella sí que pasaba el tiempo, literalmente!

Pero la clepsidra no era útil cuando se navegaba debido a que el movimiento de las olas la hacían muy inestable y el tiempo variaba mucho. La solución a este problema la encontraron los marineros diseñando el reloj de arena, que se convirtió en uno de los instrumentos imprescindibles para la navegación a finales de la Edad Media. Además, el reloj de arena no sólo se popularizó entre los navegantes, también entre la sociedad en general, pues era incluso mejor que los relojes de sol ya que estos sólo podían dar la hora cuando había luz, mientras que el reloj de arena también lo hacía por la noche.

El reloj de arena más antiguo que se conoce se encuentra en el Museo Británico de Londres y el más grande del mundo está en Budapest. ¡Mide 8 metros y tiene la capacidad de medir un año! 

Como puedes comprobar, tanto los relojes de agua como los de arena tienen muchos siglos de historia y, sin duda, habrán sido testigos de importantes acontecimientos. Pero, ¿podríamos diseñar un reloj diferente capaz de medir el tiempo y que a su vez encierre un remolino en su interior? En este experimento te explicaremos cómo conseguirlo. 

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Pimienta negra asustada por una gota de jabón

Actualmente, lavarnos las manos con jabón es un pequeño gesto que hacemos casi sin darnos cuenta varias veces al día. Algo que apenas requiere unos segundos pero que, sin embargo, ha sido uno de los avances más importantes de la historia para prevenir enfermedades y contagios.

Hace 5.000 años, las culturas primitivas ya usaban mezclas de grasas hervidas con cenizas para que los ciudadanos tuvieran limpia su piel. Además, el médico romano Galeano fue conocido por informar a la población sobre cómo se empleaba el jabón para lavar la ropa y, por supuesto, para la higiene personal. Incluso ya observó que era positivo usar jabón para evitar algunas enfermedades de la piel.

Pero si hablamos del avance del jabón a lo largo de la historia, hay que mencionar el uso del aceite de oliva. Y es que este alimento, al que conocemos como “oro líquido”, no sólo tiene grandes propiedades para nuestra salud, también fue un elemento clave en el desarrollo de la industria del jabón en todo el Mediterráneo. De hecho, España tuvo bastante protagonismo en esta historia, pues produce y exporta aceite de oliva a otros países desde hace siglos.

Y mientras España se encargaba de proporcionar la materia prima, los químicos franceses fueron quienes hicieron los avances más importantes en la industria del jabón, especialmente al descubrir el proceso de saponificación. Este proceso consiste en fabricar jabón a partir de grasas y de un compuesto básico como la sosa, dando como resultado jabón y glicerina.

Como curiosidad, para entender la importancia que tuvo el jabón como producto clave para la prevención de enfermedades, aquí tienes un testimonio del año 1818, en el que un comandante del ejército escribió a sus superiores lo siguiente:

“No tengo ninguna duda de que la mayor parte de las enfermedades que sufren los soldados de mi ejército provienen de llevar siempre una camisa sucia, una semana y otra, sin más limpieza que un pequeño enjuagado a mano que la deja peor que antes. Por este motivo, ordeno que cada lunes me envíen un trozo de jabón, pues de otro modo las enfermedades irán cada vez más en aumento.”

El jabón fue entrando poco a poco en nuestros hogares, hasta el punto que en el siglo XVI, en el tocador de las mujeres de la nobleza no podía faltar un frasco con agua de rosas, otro con aceite de romero y una pastilla de jabón.

En este experimento aprenderemos el motivo por el que los jabones y detergentes consiguen limpiarnos las manos, las camisetas y los platos. ¡Vamos a dejar todo brillante y reluciente!

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Monedas sucias que se vuelven brillantes

¿Cuántas monedas de oro tienes guardadas en tu hucha? Seguramente ninguna, como casi todo el mundo. Sin embargo, a pesar de que las monedas que usamos actualmente están fabricadas con metales poco valiosos, hace unas décadas lo normal era que estuvieran fabricadas de oro, plata o bronce. Todo esto cambió cuando llegó el sistema de pagos que tenemos actualmente, el cual está basado en la confianza que existe entre las personas. Pero, ¿cómo se pagaba entonces en la antigüedad?

Las personas comenzaron a intercambiar sus bienes hace miles de años. Pero como las cosas no tenían establecidas todavía un precio, empezaron a producirse las primeras formas de trueque. Es decir, si un pueblo tenía por ejemplo excedentes de trigo porque habían tenido una buena cosecha, lo intercambiaban con otro pueblo que tenía exceso de madera. De esta forma, unos podrían hacer pan con la harina del trigo y otros podrían fabricar utensilios y herramientas de madera para sus actividades diarias. Estos trueques pueden considerarse como la forma de pago más antigua que se conoce.

Las primeras monedas no se inventaron hasta el siglo VII a. C. Fueron creadas por los griegos en las tierras que actualmente forman Turquía y estaban fabricadas a partir de electro, una aleación de oro y plata. Cada una de esas monedas se acuñaban con un martillo y se les hacía una marca que indicaba qué institución las había fabricado.

Pocos años después, surgieron también las primeras monedas en China e India, pero estas tenían formas muy variadas, desde lingotes hasta delfines. Por el contrario, en Grecia sí tenían formas circulares y eran similares a las monedas que tenemos en la actualidad. Los materiales más utilizados eran el oro, la plata y el bronce. Cada moneda tenía un valor diferente en función del peso y del metal del que estaba fabricada.

Los metales preciosos fueron dando paso, siglos más tarde, a monedas hechas por otras aleaciones mucho más baratas y fáciles de conseguir. Además, en el siglo XVII surgieron en Suecia los primeros billetes, lo cual confirmaba que había llegado una nueva forma de dinero que estaba basada en la confianza, pues un billete no es más que un número impreso en un trozo de papel al que se le da un valor. 

Las monedas están presentes también en muchas películas y dibujos animados. ¿Quién no ha visto alguna vez cómo los protagonistas consiguen abrir un ansiado cofre con monedas brillantes en su interior? Sin embargo, esto no se parece mucho a la realidad, pues el paso del tiempo provoca que las monedas que utilizamos se vuelvan oscuras y no brillen demasiado. ¿Habría alguna forma de hacer que nuestras monedas luzcan mejor? En este experimento te explicaremos cómo conseguirlo.    

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Naranjas con poderes explosivos en su interior

Seguramente hayas escuchado hablar alguna vez de los prestigiosos premios Nobel. Estos galardones internacionales se otorgan anualmente para reconocer a personas o instituciones que han llevado a cabo investigaciones, descubrimientos o contribuciones notables a favor de la humanidad. 

Los premios Nobel tienen diferentes categorías: Química, Física, Medicina, Paz, Literatura y Economía. De esta forma, pueden reconocerse a las mentes más brillantes en diferentes sectores. Pero, ¿por qué se llaman “Nobel” estos premios? Todo nació en un laboratorio.

En 1847, el químico italiano Ascanio Sobrero estaba estudiando en Turín la acción del ácido nítrico sobre distintos compuestos. Todo iba bien hasta que experimentó en sus propias carnes los dolorosos efectos que podía tener un aceite explosivo con el que estaba trabajando. Y es que al agitarlo un poco, el compuesto explotó y destrozó el tubo de ensayo que lo contenía, dejándole la cara llena de cicatrices. Acababa de descubrir en ese momento la nitroglicerina.

Pero a pesar de su potencia, Ascanio Sobrero no pensó que la nitroglicerina pudiese tener utilidad práctica, pues resultaba muy difícil y peligrosa de manejar. Sin embargo, no tiró la toalla y siguió investigando. Unos años más tarde, sus estudios confirmaron que aquella sustancia funcionaba como vasodilatador, es decir, tenía la capacidad de abrir los vasos sanguíneos para que la sangre pudiera circular mejor por las venas y arterias. Hoy en día este descubrimiento continúa aplicándose para mejorar la vida de aquellas personas que tienen problemas de circulación sanguínea.

Pero el uso de la nitroglicerina que tuvo más repercusión económica está vinculado al mundo de los explosivos. El químico sueco Alfred Nobel había aprendido de su padre la importancia que tenían las explosiones para construir puentes y carreteras. Pero, curiosamente, una explosión de nitroglicerina en una fábrica de Estocolmo mató a cinco personas, una de ellas su hermano pequeño. Esto hizo que Alfred Nobel se volcase en un estudio que hiciera más seguro su manejo, hasta que desarrolló la dinamita.

En 1867, Nobel mostró públicamente su invento en una cantera de Reino Unido y demostró que había conseguido una forma segura de manejar la dinamita. Esta idea hizo ganar a Alfred Nobel una gran fortuna que, antes de fallecer, pidió que se destinara a la dotación de los prestigiosos premios que llevan su nombre.

No hay duda de que el descubrimiento de la dinamita cambió a la humanidad. Aunque quizá no hace falta su presencia para hacer pequeñas explosiones en casa. En este experimento aprenderemos que puede ser suficiente con una naranja que tengamos en el frutero. 

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Flotabilidad para nadar en playas y piscinas

No hay nada mejor para combatir el calor del verano que un baño con la familia y los amigos en la playa o en la piscina. Por cierto, ¿te has dado cuenta de que es más fácil flotar en el agua del mar que en el de la piscina? ¿Por qué sucede esto? En este experimento lo vamos a averiguar.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Mensaje secreto guardado bajo llave caliente

¿Te imaginas escribir un mensaje a una persona y tener la seguridad de que sólo ella podrá leer lo que has escrito? La criptografía es la ciencia que se ha dedicado desde la antigüedad a mantener la privacidad de la comunicación entre dos personas. Para ello, se altera el mensaje original con el objetivo de que sólo pueda ser leído por el destinatario final. En este experimento aprenderemos a hacer nuestros propios mensajes secretos de una forma muy sencilla y con materiales que podemos encontrar en casa.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Lanzamiento de artefactos para defender castillos

La ciencia es sinónimo de desarrollo para la sociedad y sus avances suponen una mejora en ámbitos como la salud o el medio ambiente. Pero también para la defensa cuando existen conflictos. Por ejemplo, las catapultas fueron máquinas diseñadas para lanzar proyectiles con el objetivo de defender un territorio cuando el ejército rival quería conquistar un castillo, ciudad o fortaleza. En este experimento aprenderemos toda la ciencia que hay detrás de este tipo de aparatos y te explicaremos paso a paso cómo podemos fabricar uno.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Estrellas de madera que crecen con el agua

Cuando nos preguntan por el nombre de una estrella, lo más lógico es que siempre nos acordemos del Sol, pues es la estrella que proporciona luz y calor a La Tierra, y sobre la que giran todos los planetas del Sistema Solar. Pero, ¿sabías que nuestro universo podría albergar más de 100.000 millones de galaxias, y cada una de ellas podría tener más de 100.000 millones de estrellas? En realidad, nadie sabe cuántas estrellas existen, pero podrían alcanzar un número extraordinario.Tan sólo en una noche clara, desde la Tierra pueden observarse alrededor de 3.000 estrellas a simple vista. Los humanos de diferentes culturas han dibujado el cielo mediante estas estrellas, pero son muchas más lo que no vemos a simple vista. En este experimento realizaremos una estrella que en contacto con el agua aumentará su tamaño como si se tratara de una planta cuando la riegas.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Cuadro líquido de colores sobre lienzo de leche

La leche es uno de los alimentos más saludables para el ser humano debido a su alto valor nutritivo. De hecho, suele acompañarnos durante toda la vida, siendo generalmente el primer alimento que ingerimos. De la leche se obtiene el queso, el yogur, la mantequilla… y obras de arte. ¡Sí, has leído bien! En este experimento te mostramos el lado más artístico de la ciencia.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Comedero para aves amantes de la escritura

¿Sabías que en nuestro planeta existen más de 18.000 especies de aves? Seguramente, si coges lápiz y papel, seas capaz de anotar más de la que te imaginas. ¿Quién no ha visto nunca un gorrión, una cigüeña o un jilguero? ¿Quién no se ha quedado impresionado al contemplar la belleza de un búho, un águila o un pavo real? Las aves pueden tener multitud de colores, tamaños, picos o plumajes que las hacen unos animales únicos. En este experimento aprenderemos a cuidarlas y protegerlas para que juntos sigamos protegiendo el medio ambiente.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Huevo que rebota como en una cama elástica

Seguramente has jugado alguna vez con una pelota de goma y has tenido que correr detrás de ella para atraparla. Sin embargo, esto nunca te habrá ocurrido con un huevo, pues al chocar con el suelo se rompería. ¿Te imaginas tener un huevo saltarín que al dejarlo caer rebotara? Con este experimento lo vamos a hacer realidad.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Teléfono móvil encerrado en jaula sin cobertura

Durante las últimas décadas, la tecnología ha adquirido tanta importancia en nuestras vidas que actualmente nos resulta difícil imaginar una sociedad sin teléfonos móviles, ordenadores, televisores o tablets. Sin embargo, la tecnología a veces nos puede poner en un compromiso, por ejemplo, cuando un teléfono suena en un ambiente en el que se requiere silencio. ¿Cómo podríamos evitar estas situaciones indeseables? Este experimento propone una fácil solución.importancia en nuestras vidas que actualmente nos resulta difícil imaginar una sociedad sin teléfonos móviles, ordenadores, televisores o tablets.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Fuente de agua inflada que evita beber del vaso

Ya sean para beber o para decorar una plaza, las fuentes están muy presentes en nuestros pueblos y ciudades. Algunas fuentes se han convertido en símbolos turísticos de algunas ciudades, como la Fuente de Cibeles en Madrid.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Brocheta de carne con globos que no explotan

Los globos pueden ser utilizados para muchas finalidades. Desde decorar una sala para celebrar un cumpleaños hasta hacer figuras imposibles gracias a la globoflexia. En este experimento vamos a descubrir la elasticidad que tienen estos artículos formando una brocheta de globo sin que explote.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Submarino que se convierte en globo aerostático

¿Sabías que el primer submarino del mundo fue construido por un español? El 7 de junio de 1890 tuvo lugar la primera navegación submarina de la historia gracias al trabajo, esfuerzo y constancia de Isaac Peral, logrando lo que nunca antes había conseguido el ser humano. Con este experimento también conseguiremos un acontecimiento importante, pues lograremos que un submarino llegue a convertirse en globo aerostático gracias a la ciencia.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Túneles de agua que hidratan a las plantas

Las plantas son, sin duda, unos de los elementos decorativos más bonitos que puede haber en una casa o un jardín. Además, durante el año podemos disfrutar de sus cambios de colores en función de las estaciones y contemplar cómo en primavera recupera toda la viveza y frescura que empezó a perder en otoño. Las plantas son elementos esenciales en nuestro día a día, aunque uno de los aspectos fundamentales para mantenerlas en su máximo esplendor es regarlas adecuadamente. Pero, ¿qué sucede cuando las regamos? En este experimento aprenderemos más sobre este proceso tan interesante.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Monedas de cobre son cambiadas de color

¿Te imaginas poder ir a comprar chucherías y que cuando fueras a pagar sacaras un montón de monedas verdes de tu bolsillo? ¿Qué caras pondrían las personas que estuvieran en el quiosco? Probablemente se quedarían asombradas. Si quieres comprobarlo tú mismo, en este experimento te enseñamos a cambiar el color de las monedas.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Gotas de lluvia que precipitan pintadas de colores

Por norma general, los días de lluvia no suelen gustarnos mucho a las personas. La lluvia significa mojarnos los pies cuando vamos al colegio o al trabajo, que todas las calles se llenen de charcos, que no podamos salir de casa si es intensa… Sin embargo, la lluvia tiene otros muchos beneficios que van más allá de esas pequeñas molestias, como son el riego de los cultivos o la limpieza de la atmósfera. Lo único que no se puede cambiar de la lluvia es el color que tienen las gotas de agua que caen de las nubes. ¿Te imaginas poder crear lluvia de colores? En este experimento haremos uso de la ciencia para conseguirlo.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Rollos de papel convertidos en arco de flechas

El papel es un material fundamental en nuestras vidas cotidianas. Está presente en las páginas de los libros que leemos, en los cuadernos donde apuntamos nuestras anotaciones, en nuestras agendas, en los billetes, en las servilletas y en los rollos de papel higiénico. Sí, aquellos a los que nunca les echábamos cuenta hasta que llegó la pandemia provocada por el coronavirus y desaparecían de los supermercados en cuestión de segundos. Pues con esos rollos de papel higiénico que desde marzo de 2020 son más valorados por la sociedad, vamos a hacer un artefacto similar a un arco de flechas y toda la ciencia que hay detrás de los lanzamientos.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Golosinas cambian de tamaño dentro de una jeringa

Hoy en día podemos ver en los quioscos golosinas de todos los colores, tamaños y formas. Con sabor a fresa, limón, manzana, naranja, plátano… ¿Te imaginas aprender ciencia utilizando algunas de ellas? En este experimento te explicamos cómo hacerlo pero… ¡no te las comas todas antes de empezar!

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Nube de alcohol creada dentro de una botella

Seguro que alguna vez has observado el cielo lleno de nubes y te has preguntado: ¿Cómo se forman las nubes? ¿Serán por dentro suaves como el algodón? ¿Qué veríamos si pudiéramos atravesarlas? Como sabes, las nubes son el resultado de la evaporación del agua de la Tierra. El vapor asciende, se enfría y se condensa en gotitas que, cuando se agrupan, dan lugar a las formas irregulares que conocemos. En este experimento aprenderemos a crear una nube que se parecerá bastante a las que vemos en el cielo. ¿Te animas?

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Imanes flotantes que forman figuras geométricas

Los imanes pueden atraerse o repelerse dependiendo de la orientación que tengan sus polos magnéticos. Si acercamos dos imanes por el mismo polo, éstos se repelen. Sin embargo, cuando lo hacemos por polos diferentes, los imanes se atraen. ¿Te imaginas poder aprender geometría jugando con imanes y con agua? En este experimento te explicaremos cómo hacerlo.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Guante invisible se mantiene seco como una toalla

¿Qué harías si pudieras ser invisible? Posiblemente, tu día a día sería muy diferente a lo que haces actualmente. Además, tendrías la capacidad de hacer cosas que en condiciones normales no puedes, como estar en el escenario junto a tu cantante favorito durante un concierto sin que el público te vea o estar al lado de tus ídolos deportivos mientras están compitiendo. En este experimento, la ciencia nos enseñará algunos trucos para parecer que tenemos un guante invisible.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Fantasma que viaja por el medio submarino

Los fantasmas no existen, aunque hay que reconocer que en muchas pelis de ficción han sido los responsables de que nos hayamos llevado algún que otro susto. Y es que los fantasmas han sido protagonistas de muchas películas, como Casper o Los cazafantasmas. Sin embargo, ninguno de ellos tenía la capacidad de viajar por el medio submarino como el fantasma que vamos a crear en este experimento gracias a la ciencia.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Cúpula de estrellas sale de un plato de espaguetis

Una cúpula geodésica es, en pocas palabras, una semiesfera formada por triángulos. La primera cúpula geodésica se debe al ingeniero alemán Walther Bauersfeld, que utilizó este diseño para construir el planetario Zeiss de Jena en 1926. Sin embargo, años más tarde, el arquitecto norteamericano Richard Buckminster Fuller popularizó la construcción con cúpulas geodésicas y obtuvo su patente en 1954. En este experimento nos vamos a divertir construyendo una impresionante cúpula geodésica utilizando espaguetis.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Margaritas florecen como nenúfares en un estanque

Los estanques son ecosistemas que pueden albergar una flora y fauna muy diversa. Desde los peces que viven en el agua, como los nenúfares que lo hacen sobre su superficie o los insectos que se sitúan en sus orillas. Existen incluso árboles que crecen en el interior de los estanques y tienen sus raíces introducidas en el agua llegando a alcanzar varios metros de altura. En este experimento vamos a reproducir el proceso de floración que tiene lugar en la superficie de los estanques, aunque cambiando en este caso los nenúfares por margaritas.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Harina de maíz y lavavajillas crean un moco elástico

La flexibilidad es la capacidad que tiene un material para doblarse fácilmente y sin que exista peligro de que se rompa. En el caso de las personas, la flexibilidad es mayor cuando somos pequeños. De hecho, seguramente hayas visto a muchos bebés mordiéndose los pies con total normalidad, algo que para un adulto resulta bastante complicado. ¿Pero sabías que hay personas que tienen hiperlaxitud? Esto provoca que sus articulaciones tengan una movilidad mucho mayor de lo normal y se produce por un exceso de elastina en los ligamentos. En este experimento vamos a crear una sustancia muy elástica que nos recordará a un moco o un chicle.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Vehículo reciclado se mueve propulsado por aire

Los coches evolucionan cada vez más deprisa. Sólo hay que pensar que hace un par de siglos las personas se desplazaban en carruajes de madera tirados por caballos y actualmente podemos encontrar incluso coches 100% eléctricos que no producen ruido ni emiten dióxido de carbono a la atmósfera. Este cambio ha sido gracias al desarrollo de la ciencia y la tecnología. En este experimento, aprenderemos a construir un pequeño coche que respetará el medio ambiente al estar construido por materiales reciclados y desplazarse gracias a la propulsión del aire.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Vaso de agua quiere besar a una baraja de cartas

Si hay algo que nos resulta bastante curioso cuando observamos a los astronautas realizando sus viajes por el espacio es la ingravidez. Es decir, el efecto de no tener gravedad y que sus cuerpos estén flotando sin ninguna fuerza que les empuje hacia el suelo. En este experimento observaremos algo similar gracias al agua y conseguiremos un efecto visual que nos dejará con la boca abierta.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Columpio magnético atrapado en una pirámide

Uno de los misterios más grandes de la Humanidad sigue siendo la construcción de las pirámides. ¿Cómo pudieron hacer esas estructuras tan grandes con los medios de aquella época? ¿Cómo movían tantas toneladas de piedra hasta alturas tan elevadas? En el interior de las pirámides suelen descansar los faraones más importantes del Antiguo Egipto. En este experimento diseñaremos una pirámide que no tendrá momias en su interior, sino un columpio bastante peculiar.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Vaso de café gira sin parar como una peonza

El desayuno es uno de los momentos más importantes del día. En él adquirimos los primeros nutrientes que nos aportarán la energía necesaria para hacer todas las actividades a lo largo del día. Una buena alimentación y practicar deporte es indispensable para aprovechar al máximo las horas de clase y disfrutar con los amigos de las actividades extraescolares. Tanto en las casas como en las oficinas, cada vez es más frecuente utilizar para el desayuno vasos de papel que pueden reciclarse fácilmente y son más respetuosos con el medio ambiente que los vasos de plástico. En este experimento utilizaremos uno de esos vasos de papel para conseguir que gire como si fuera una peonza gracias a la ciencia.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Efecto óptico dentro de un mar de perlas invisibles

Las bolitas de hidrogel son esas pequeñas esferas que se colocan como sustituto del agua en jarrones con flores o plantas. Estas bolitas están hechas de un polímero superabsorbente llamado poliacrilato de sodio. Los polímeros superabsorbentes (llamados SAP, del inglés, Super Absorbent Polymer) tienen la propiedad de absorber enormes cantidades de fluidos. Pueden llegar incluso a absorber agua unas 300 veces su masa. En este experimento aplicaremos la ciencia de estos polímeros para crear un efecto visual muy llamativo.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

Agua que asciende por un ascensor de fuego

¿Te imaginas cómo serían nuestras vidas sin los ascensores? Para algunas personas, no cambiaría absolutamente nada porque pueden vivir, estudiar y trabajar en lugares que están en planta baja o primera planta. Sin embargo, para otras que normalmente viven en ciudades, no tener un ascensor significaría, por ejemplo, tener que subir por las escaleras al piso 14º donde tiene su casa o a la planta 23ª donde se ubica su oficina. En este experimento utilizaremos nuestros conocimientos de ciencia para construir un ascensor por el que pueda ascender el agua.

Este experimento solo está disponible para suscriptores. Puedes identificarte o suscribirte aquí para disfrutar en familia de la ciencia mientras ayudáis a niños y niñas con cáncer.  

¿Olvidaste tu contraseña?